<- Anteriores 1
<-Anteriores 2
Siguientes-> 4
 
Estos trabajos fueron realizados por alumnos de 1º, 2º y 3º grado del Colegio Mark Twain.
 
   
    "Eran otros tiempos"  
 
Eran otros tiempos, era otra la historia;
no había jugo Ades, sólo mazamorra.
Sólo se vendían algunos faroles
que siempre encendían algunos señores.

Y luego vinieron los grandes inventos:
el agua, la luz, los molinos de viento;
vinieron aviones a unir las tierras
con computadora envuelta en bandera.

Tanto cole, tanto estudio,
desplegado por el mundo,
y en cada “riiing”
la pasión y la emoción.

Sigamos creciendo, sigamos soñando,
con el profe Jorge sigamos cantando;
con esa alegría y esa paciencia
que año tras año nos va regalando.

Tanto cole, tanto estudio...

 
 
Letra: Carolina Raviolo - 3º A
 
 
Eran otros tiempos, era otra la historia;
no había Serenito, sólo mazamorra.
La gente viajaba en llama y guanaco,
y no se vestían con traje y zapato.

Pero se vestían con cualquier ropita,
para comer algo cazaban guanacos,
no había mercados, ni kiosco, ni helado;
ya llega Cristóbal con sables y barcos.

Tantos indios, tantos indios,
desplegados por la tierra;
y un corazón
de plata y de ilusión.

Sigamos cazando, sigamos comiendo,
sigamos montando que al fin llegaremos;
es nuestro espacio el que defendemos,
mostremos la tierra que juntos podemos.

Tantos indios tantos indios...

 
 
Letra: Stefanía Tardivo - 3ºA
 
 
Eran otros tiempos, era otra la historia,
no había Copa Cindor, sólo mazamorra;
la gente viajaba en llama y guanaco
por el altiplano...Qué lento que vamos!

Ya ponen la carga en su llama alta,
es un animal que vive en las montañas;
pero si la carga era muy pesada,
la llama se enoja y no pasa nada.

Tanta llama y guanaco,
tanta cueva y altiplano,
y en cada “bom”,
hay un indio... Qué emoción!

Sigamos gritando, sigamos creyendo,
con pluma y arcilla seguir escribiendo;
es sólo Argentina la que defendemos...
Humita en cacharro sigamos comiendo.

Tanta llama y guanaco...

 
 
Letra: Cecilia Weissbein - 3ºA
 
 
Eran otros tiempos, era otra la historia,
no había tele ni computadoras;
en una fogata los indios comían
envueltos en llamas que de noche ardía.

Los indios más chicos ya tenían sueño,
la carpa de noche la armaba el dueño,
querían dormir y hacían su carpa
cortando los palos cubiertos con rama.

Tantos indios, tantos indios,
habitaban en los ríos.
Qué gran honor...
su tarea y su labor!

Sigamos confiando, sigamos creyendo,
todavía existe algún indio creciendo.
En cada orilla y en cada ribera,
un indio cazando de alguna manera.

Tantos indios, tantos indios...

 
 
Letra: María de los Ángeles Cuadro - 2ºA
 
 
Eran otros tiempos, era otra la historia,
no había autos ni computadoras;
había alpacas, muchos roedores,
usaban las plumas como marcadores.

Vivían en chozas, vivían en cuevas,
dormían en camas formadas con piedra;
sólo había trueque en vez de mercado,
había cultivo de papa y zapallo...

Todo taparrabos los indios vestían,
la luz de fogatas de noche servía;
el cole en las tribus aún no existía...
Por uso y costumbres ellos se regían.

Tantos indios, tantos indios,
en América así vivimos.
Todo pasó...
Que nos sirva, por favor!

Sigamos cantando, sigamos tocando,
la vida aborigen seguir cultivando.
Los indios merecen todo nuestro orgullo.
Pongamos esfuerzo: el mío y el tuyo.

Tantos indios, tantos indios...

 
 
Letra: Agustina Dibo - 3ºA